Publicado el Deja un comentario

4 Mentiras sobre el peligro de usar una fotocopiadora

Hace un par de días, y no es la primera vez que lo hacen, (después de veinticinco años en esto uno ha visto de todo) un cliente me expresó un poco alarmado su preocupación por lo que podía suponer el peligro de usar una fotocopiadora ¿por qué? Le pregunté. Con la respuesta me quedé estupefacto……¡¡¡ME HAN DICHO QUE DESPRENDE RADIACTIVIDAD¡¡¡.

La verdad que es tal la cantidad de bulos que circulan por la Red, sobre los posibles daños que a la salud le puede producir el hecho de trabajar cerca de una fotocopiadora, que no me sorprende que alguno llegue a convencer al mas escéptico. Por eso conviene aclarar un poco lo que es cierto y lo que no.

Mentira  número 1… Las fotocopiadoras desprenden gases perjudiciales.

Durante el proceso de impresión, por el efecto de la transferencia electrostática, es cierto que antiguamente los equipos de impresión producían una pequeña cantidad de  ozono (O3). Lo que podía producir era, como mucho, un ligero dolor de cabeza o picazón en los ojos. Sobre todo cuando existía una exposición extrema o muchas horas con la cabeza pegada al equipo. ¡A DÍA DE HOY NO! Debido al uso en el sistema de transferencia de los llamados rodillos de carga y del uso de filtros se elimina por completo este problema de emisión de ozonos en fotocopiadoras Canon.

Mentira número 2… Las fotocopiadoras emiten radiaciones radiactivas.

Completamente falso. Ninguno de los componentes que usa Canon para la fabricación de sus equipos tiene ni produce radiactividad, los de la competencia no lo se.

En lo que se refiere a la radiación electromagnética, como cualquier equipo electrónico, los equipos de impresión emiten una pequeña cantidad de radiación electromagnética. Pero en ningún caso, por lo menos en CANON, es perjudicial para la salud. Para que os hagáis una idea, la que produce un monitor, por ejemplo, es muchísimo mas alta que la de nuestros equipos. La radiación que pueda emitir una fotocopiadora es incluso bastante menos que uno de los teléfonos móviles que todos, yo el primero, llevamos bien pegados a nuestras cabezas. O bien el router  wifi que está constantemente transmitiendo a nuestro alrededor. Además hay que tener en cuenta que nuestros equipos disponen de protecciones al respecto.

Las fotocopiadoras Canon cumplen con todas las normativas internacionales incluida la europea, una de las mas restrictivas al respecto.

Mentira número 3… La luz de la fotocopiadora te puede dejar ciego.

Es cierto que en el proceso de escaneado se produce una luz con cierta intensidad para poder digitalizar los documentos. Por eso siempre recomendamos que los documentos se escaneen/copien con la tapa del escáner bajada o bien a través de los alimentadores de paginas (ADF) que para eso están y ademas nos facilitan muchísimo el trabajo.

La luz que emiten las fotocopiadoras ciertamente puede resultar molesta, pero de ahí a que te pueda producir daños,  hay un gran trecho… Para ello tendríamos que hacernos reiteradamente fotocopias de los ojos con la cabeza pegada al cristal. No creo que a nadie en su sano juicio se le ocurra hacer semejante chorrada. Aunque como se dice por aquí, “hay gente pa tó” …

Respecto al láser que se usa para el proceso de escritura, está en lo mas interno del equipo. Por lo que es imposible que el haz salga al exterior del mismo, incluso si abrimos todas las puertas del equipo o lo tenemos desmontado. CANON incluye múltiples medidas de seguridad, tanto electrónicas como mecánicas, para que en el momento que abrimos cualquiera de las puertas el haz se interrumpa… Riesgo 0.

Mentira número 4… El tóner es nocivo para la salud

Este es quizás el punto mas polémico que vamos a ver. Ante todo lo que debe imperar es el sentido común. Haceros una pregunta ¿es nociva la harina? ¿es nocivo el azúcar glas? ¿es nocivo el  cemento? Seguramente la respuesta será que no, pero, ¿a que a nadie se le ocurriría respirarlos? Pues bien, obviamente el tóner como cualquier polvo extremadamente fino si lo respiramos directamente nos puede provocar diversas molestias.

Por supuesto todo va a depender de la cantidad de sustancia que inspiremos. Ya sea de tóner, azúcar, harina o cemento.

Todos los cartuchos de tóner que Canon fabrica tienen lo que se llama FDS que no es mas que la hoja de datos de seguridad que nos indica la forma de etiquetado que un producto debe llevar. Entre la información que se recoge está la identificación de peligros, la normativa y reglamento europeos, la composición y los peligros y primeros auxilios en caso de accidente. Os adjunto la ficha de un modelo de tóner Canon…

MSDS Tóner Canon
Hoja de especificaciones de tóner Canon

Donde se puede ver que no necesita etiquetado de peligro, ni de advertencias, ni información adicional, pues no representa peligro alguno.

Como os decía tiene que imperar el sentido común. Obviamente a nadie se le ocurrirá respirar una nube de tóner directamente, ni de harina, ni de azúcar, ni de cemento. En cuanto al contacto con la piel, lo lógico, agua y jabón, sin mas.

Canon pone especial cuidado en lo que se refiere a sus consumibles haciéndolos cada vez mas eficientes. Evitando totalmente el contacto con los usuarios, de ahí la importancia de usar consumibles originales. Ademas los equipos disponen de filtros especialmente diseñados para esta finalidad. Otro factor muy importante es un correcto mantenimiento llevado a cabo por un servicio oficial cualificado. Con esto se consigue que todos los dispositivos estén en optimas condiciones y no representen ningún peligro para los usuarios.

Por cierto, después de calmar al  usuario tan sumamente preocupado por la “radiactividad” y terminar el mantenimiento del equipo que iba a ver, me lo encontré en la entrada del edificio (con antena repetidora de móviles en la azotea) fumándose un cigarrillo y hablando por su flamante móvil de cinco pulgadas de ultima generación. Y su preocupación era la fotocopiadora. Cosas de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *